Los mitos, miedos y soluciones medioambientales

El debate sobre el medio ambiente y sus implicancias sobre la vida del ciudadano de pie está siendo bastante discutido de un tiempo a esta parte. Esto que en principio debería ser un hecho que repercuta de manera favorable en el tema, está pasando a ser un lastre y el debate sufre así uno de los males de la “fama”. Y es que, cuando mucha gente (Y específicamente, gente desinformada) pasa a valorar temas medioambientales, se genera un debate alejado de la realidad y más acorde con la creencia, esperanza o percepción emotiva que se tenga del tema. Entonces el debate pierde su factor lógico-constructivo para pasar a ser un tema más cercano de la política y el discurso. Y convertido el debate en un tema netamente político, la aplicación de soluciones tiene como objetivo no ya el bien medioambiental, si no la satisfacción de las críticas de la mayoría democrática.

medio-ambiente-cuidado

Esto que en principio puede parecer algo puntual, se vuelve un gran lastre, más cuando a las políticas dedicadas a cuidar el medio ambiente se les inyectan grandes cantidades de dinero. Ejemplos prácticos de este problema se pueden ver en España, un país fuertemente afectado por la crisis. Temas económicos aparte, España era uno de los países donde más se invertía en temas medioambientales, subsidiados todos por el gobierno español. Esto, de cara a la crítica de las masas de ciudadanos en el mundo, podría verse como un buen indicador medioambiental; pero la realidad es bastante más cruda. Las granjas solares construidos con subsidio español son totalmente ineficientes, dado que la energía total que se gasta en su construcción y mantenimiento superan a toda la energía que generan en toda su vida útil. Esto es, construir una granja es más contaminante que no construirlo. Y la misma historia se repite en todas las fuentes de energía alternativas que tanto están de moda últimamente. El único método alternativo que se salva por poco son las granjas eólicas ubicadas en medio del mar. Pero su caso es demasiado particular, dado que no abundan lugares idóneos para ese tipo de granjas eólicas y las que existen a penas y pueden abastecer un porcentaje mínimo de los requerimientos energéticos de cualquier país. Por lo que la inyección de capital para este tipo de alternativas es más bien estatal que privado, con todos los riesgos que esto conlleva. Inyectar capital estatal, además de ser trágico para las cuentas nacionales, puede generar una industria altamente dependientes de la salud del estado. Y esto es lo que sucede en España, cuando el gobierno español dejó de ser rentable, las empresas dedicadas a las energías alternativas también dejaron de ser rentables y la implementación de nuevos proyectos de energías alternativas disminuyó drásticamente.

Enorme-granja-solar-genera-energ%C3%ADa-incluso-cuando-no-hay-sol

Y la lógica del tema se extiende tanto que en cierto punto, se generan algo así como “mitos medio ambientales” y “estupideces medio ambientales” que degeneran en “paranoia medio ambiental”.

Para el primer caso encontramos, por ejemplo, la contemporánea creencia de que la implementación de nuevas tecnologías para el consumo de contenido (Ya sean lectores electrónicos como el Kindle o tablets como el ipad) es favorable para el medio ambiente. Tanto es así que el nuevo seudónimo de un libro en papel es “árbol muerto”. Pero esta lógica es superficial y bastante sesgada, dado que si bien los aparatos electrónicos pueden tener la ventaja de ser artefactos únicos donde llevar tanto libros electrónicos, como videos y hasta archivos distintos de trabajo y demás; el proceso de su fabricación también es contaminante. Desde la extracción de los minerales necesarios para su construcción, pasando por el procesamiento de dicho mineral para ajustarse a los requerimientos de aparatos tan avanzados, hasta el ensamblaje del aparato en sí mismo; son procesos productivos contaminantes. Esto sin contar que algunos minerales necesarios para dicho tipo de aparatos son extremadamente raros y su extracción es altamente contaminante. Para el caso, el 95% de dichos minerales son extraídos por un solo país, China, con obreros muy mal remunerados. Además, la vida media de un aparato como ese es de 6 meses en países industrializados y de 8 en los demás. Y por si todo eso no fuera poco, estos aparatos necesitan recargar sus baterías constantemente para seguir funcionando.

ipad-kindle-650x414

Para el segundo caso, la estupidez medio ambiental, hay ejemplos como la coletilla de algunos correos electrónicos en los que se exhorta al receptor del email a no imprimir dicho correo a menos que sea extremadamente necesario y así ahorrarle al mundo unos arboles. Pero dicha coletilla medioambiental totalmente válida, no toma en cuenta la “buena voluntad” de algún seguidor al que le entrarán las ganas de proclamar la idea a sus amigos y familiares y que para ello imprimirá esa parte del correo con la intención de propagar la idea. Es decir, un correo que quizás jamás habría sido impreso, de pronto se imprime y en una cantidad superior a lo normal.

También hay protestas contra la contaminación que genera más asura de la normal en la zonas donde se realiza. Ya sea en forma de embaces de gaseosas, envoltorios de productos comestibles o, en casos extremos, de llantas quemadas o árboles talados para bloquear carreteras.

Lo que nos lleva al tercer caso y el mal máximo del debate medioambiental: la paranoia medioambiental. En este punto, las inocentes posiciones de la gran masa de ciudadanos pasan a tener tintes de miedo. Y como todo miedo, se torna irracional.

Imagenes-del-desastre-nuclear-en-Japon-5

Casos como el de Japón que últimamente sufrió un tsunami que afectó una planta nuclear, alarman a la población. En este caso, tanto la empresa como el gobierno pecaron de confiados y en pos de la eficiencia, descuidaron el tema de la seguridad de dicha planta. Construir una planta con una seguridad mayor incrementaba notablemente los costos, así que se optó por una solución más barata, pero menos segura y sucedió lo que sucedió. Y la población, tanto japonesa como internacional, se mostró en contra de dichas soluciones alternativas. Tanto que en Francia se pararon los proyectos de nuevas centrales nucleares y Alemania (4º consumidor de energía nuclear) se puso la meta de deshacerse gradualmente de sus 19 centrales nucleares de uso civil.

Pero la otra cara de la moneda es que una central nuclear es la forma más eficiente de conseguir energía con bajo costo ambiental.

Planta_nuclear_Alemania

Y en un caso más regional, se ponen sobre la mesa debates completamente tergiversados, emocionales y políticos como el más reciente y sonado caso del Conga, en Cajamarca, poniendo etiquetas como “Oro o Agua”. Llegados a este punto, poblaciones enteras se levantan en contra o a favor sin saber muy bien en contra de qué están o a favor de qué. Los líderes políticos, que tampoco parecen tener mucha idea de lo que hablan, van a lo que van, al plano político. Y como el tema está de “moda”, los seguidores salen de todas partes. Entonces se acumulan las emociones casi ancestrales y se aferran a un argumento medianamente razonable para declararse en contra de la minería. Pero no, no es una posición a favor del medio ambiente, es más una envidia a la empresa transnacional que extrae ingentes cantidades de recursos minerales y a los que la sociedad ve como usureros que se llevan toda la ganancia y no dejan nada, es más un rencor al estado que sólo voltea la mirada hacia la población cuando hay una gran cantidad de dinero, es más un reclamo de gente que se siente oprimida por la gran empresa y vendida por su gobierno. Y como ven, el medioambiente es sólo una escusa. Y el debate ya no es debate, ni tan siquiera una negociación, es una guerra que en casos extremos —luego de una protesta—, hasta termina con los muertos de rigor.

z176

Esto también se puede apreciar en Ancash y más particularmente, en Huaraz y sus alrededores. Dado que la gente tiende a mirar la moral de la gran empresa y hacer la vista gorda de su propia moral. Esa misma gente que buenamente acepta que los residuos de su basura y desechos de alcantarillado se viertan sobre el río Quillcay y el Rio Santa, es la que protesta contra la contaminación derivada de la actividad minera. Y la protesta es irracional y radical. Es un NO que no admite dudas. Y en países subdesarrollados como los nuestros, ese debate puede llegar a ser extremadamente contraproducente, dado que no se buscan soluciones.

xc

Y las soluciones en el tema medio ambiental no son medicamentos con efectividad total, son más como analgésicos que tratan una enfermedad crónica.

En línea de estos analgésicos están países que firmaron el protocolo de Kioto, que contempla una reducción de 5% en los gases de efecto invernadero en el periodo que va del 2008 al 2012. La cifra es bastante pequeña, pero ese es el camino lógico y razonable. La actitud radical no es una solución, si no más bien un problema adicional.

Y en países subdesarrollados como el nuestro la lógica es: Primero Inversión, luego educación, luego tecnología, luego disminución de la contaminación. Esto es tan cierto como no se puede ejercer una carrera primero y luego estudiar la dicha carrera. Claro está que el debate en cada una de las fases es favorable, pero siempre que no deje de ser un debate constructivo-lógico-razonable. No podemos darnos el lujo de rechazar inversiones ingentes. Pero sí podemos reclamar y exigir reglas claras en el tema medio ambiental y debatir soluciones alternativas. Si el problema es el agua, aseguremos la construcción de la infraestructura necesaria para canalizar el agua que haga falta. No nos estanquemos en la negación. Recordemos que hay ciudades enteras —como Las Vegas en EE. UU. — construidos en desiertos sin una gota de agua. Hecho que sólo es posible si existe tanto el capital necesario como la tecnología que lo implemente.

danish_offshore_wind_farm11

En conclusión, el debate medioambiental exige un análisis e informaciones más profundas y no sólo una valoración subjetiva que puede llevarnos a conclusiones erróneas o a falacias lógicas. Además, dicho debate debe aceptar que la medicina medioambiental con eficiencia perfecta no existe y que todo analgésico que se puede aplicar va más por el camino de fijarse metas razonables. Y en países subdesarrollados como el nuestro, la solución pasa por una fase previa de inversión-desarrollo.

Within Temptation–Mother Earth
(La melodía de rigor para finalizar el post)

PD: Ninguna de las imágenes del post son mías. Todas las encontré en el internet.

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s