Las olas del mañana (poema de vida)

Cuando las olas del mañana encontraron mi puerta
ya roída, ya compactada a las paredes -pensaba yo-.
Bastó el rose decrépito de sus poderosas manos
para aplastar el letargo de mis sueños.

Y todas las sombras que habitaban en mis esquinas
de muerte y lejanía. De un yo que es piedra,
escaparon a invadir la inmensa libertad;
pero no tocaron tan siquiera un ínfimo trozo de lugar.

El mañana es blanco de locura
y su inmensidad, llena de insanía mis ojos perdidos.
Quizás una de estas noches enamore la sombra
y en letanía, regale su obscuridad al hondo blanco.

Tal vez así, mis días encontrarían refugio al atardecer.
Tras dormir el sueño del cansado, bailar la danza de
la estrella borracha. Comida de luz por el hambre.
Y negando siempre ser sola, gritar por un hermano…

cualquiera que sea, bajo esa inmensidad de soledad.
Por un poco de la hora que degrade su estrechez
a un sólido mármol de epitafio profético.
Por fin cerrar los ojos y su cansada profundidad.

Angus and Julia Stone – Big Jet Plane (melodía sugerida)
Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s