Para hablar con el universo

Este mundo es tan frío que, mientras abres los ojos, tu mirada se va congelando.
El silencio es tan abrumador que todas las palabras parecen absurdas.
En cada despertar matamos al de ayer y somos extraños.

Hay tantas estrellas en el cielo de todas las noches,
pero al alzar los ojos son bellezas que se pierden.
Acurrucado a un libro, cuento los días que no pasan.
No quiero entender el tiempo y el tiempo me deja en paz.
Los años que pasan son un segundo, un suspiro que expira con un único sueño: la vida.

Para siempre, así, es una promesa pequeña.
Y toda mi vida, es un regalo ínfimo.
Jamás seré suficiente, pero es todo cuanto puedo dar.

El ala pequeña de una avión de papel, puede ser el motor que surca el universo.
Entre nos, sabemos que nunca lo sabremos.
Que la mente más lúcida no ha podido imaginar siquiera.
Miles de manos hacia el cielo no han podido tocarla.

Mi corazón se torna razón,
su palpitar tiembla.
Y con toda la rabia de mi vida, lucho por no enfriarme.
Hablarle siempre al viento y poder debatir sobre la poco clara luz que rodea el universo y su indecible oscuridad.
Entre números o letras, saber que ese no es ni el lenguaje,
ni la idea indicada para explicarme.

Anuncios

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s