La ausencia

He tenido poco y he amado con desesperación,
ahora mi boca es silencio y mis besos son saliva.
En mis nervios está el escalofrío álgido
de un frío que inunda implacable, mis esquinas.

Podía mirar las estrellas y ahondarme en la inmensidad,
y en la brisa pronta de la nostalgia,
escondía el pasado que siempre me fue pronto.

Sólo he sabido componer palabras de funeral
para todos mis momentos.
Con vehemencia, me he sentado a contemplarme
siempre frente a un espejo averiado…

donde me veo absurdamente joven.
Me pesa la escarcha de todos los segundos,
y al palpar la carne en mi corazón:
la sangre es negra y mis latidos son oscuridad.

Al recorrer la hierba sobre la tierra con mis ojos,
encuentro llanura.
Una gruta con agua y murmullo
mece la bohemia. Mis ojos están casi cerrados.

Soy el árbol rebelde que asentó sus raíces al precipicio,
y desde lo alto,
me causa gracia mi cercanía a la caída.
Y mi cuerpo torcido se estira hacia la luz del sol.

En mis reglas no existe la guía del horizonte,
y mis plegarias y mis dioses son acertijos de aíre.
Me decanto a la vida sin necesidad de rumbo,
y cualquier camino es el correcto.

El remolino de los cien años,
paso por mi precaria ciudad
y la ha destruido,
antes, siquiera, de que pudiera llamarse hogar.

Las hojas del otoño han recorrido su zigzagueante
camino al suelo, y el llanto, por fin; me ha atrapado.
Años de sequía lacrimal han terminado
por lamentar la vida que parte con la hoja seca.

Quiero componer el mundo con las sobras despreciadas,
llenar calles de adoquines ensangrentados,
adornar las paredes con sueños rotos.
Erigir el templo del sufrimiento y peregrinar a él…

como un loco creyente que sucumbió al dolor,
y ser uno entre miles.
Paso a paso, encontrando en la herida
de uno, de todos; la sensibilidad de la hermandad.

Pero mis demencias se quedan lejos.

La única verdad en mi corazón es la soledad,
Y sólo la ligera sospecha, el presentimiento,
me deja el apetito del beso que nunca estuvo en mis labios.
Y la ausencia se cierne, desoladora.

Anuncios

Un pensamiento en “La ausencia

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s